"Serrat y los poetas"

El reconocimiento a Serrat por su labor musicando poesía.

"El pájaro
de la soledad"

Ya está en las librerías el nuevo libro de poemas de Luis García Gil que recoge su poesía desde 2013 hasta 2019.

Batiburrillo melódico (Sobre Melódicos en Movistar+)

Por Luis Garcia Gil | 15 enero, 2022 |
Publicado en

Es digna de valorar una serie como Melódicos en Movistar +, lleno de entusiastas indies que de pronto descubren el valor de nuestra música melódica y lo modernos que eran Raphael y Julio Iglesias en los años sesenta y setenta. Tres entregas en las que se reivindican figuras fundamentales de nuestra música popular como Augusto Algueró, Manuel Alejandro o Juan Carlos Calderón. Dicho lo cual me parece que una vez vistos los episodios la sensación que me queda es más bien de batiburrillo melódico y de equívoco a la hora no solo de definir un concepto, sino de desarrollarlo.

Que pasemos sin solución de continuidad en el segundo capítulo de la serie de “Mi querida España” de Cecilia al “Bailar pegados” que popularizara Sergio Dalma ya da una idea del batiburrillo en el que la bienintencionada serie incurre. ¿Es lo mismo Cecilia que Dalma? ¿Puede mezclarse la Pantoja con Cecilia o Rocío Jurado con Mari Trini? La respuesta es tajantemente no. Y esto no significa poner por delante a Cecilia o a Mari Trini, sino tratar de subrayar que no podemos mezclar cantautoras con intérpretes y que a partir de que decidimos que esas cantautoras deben estar dentro de las melódicas, pues ya estamos abriendo el camino a incorporar en esa relación de nombres a Serrat y a Aute, cantautores profundamente melódicos que incluso se cruzaron con Juan Carlos Calderón o con Augusto Algueró tal como cita el sapiente José Ramón Pardo, uno de los pocos que trata de no equivocar conceptos.

Y es que hay una lucha, que al menos suelo sostener con argumentos, para que el concepto cantautor no sea una etiqueta restrictiva, que solo nos lleve a pensar en Paco Ibáñez, y no englobe exclusivamente en los años sesenta y setenta a un tipo con guitarra soltando dogmas y panfletos, tal cual Aute lo parodió en su “Autotango del cantautor”.

Creo que Melódicos con sus aciertos confunde. No contextualiza algunas de aquellas canciones. Mete en el mismo cesto a Julio Iglesias y a Cecilia. No refuta la boutade de Raphael -tantas veces repetida- en la que quiere hacernos creer que «Digan lo que digan» es la primera canción protesta, lo que es un insulto para determinada canción comprometida del momento, que contribuyó indudablemente a las conquistas de las libertades democráticas en nuestro país. Porque no es lo mismo el “Libre” de Nino Bravo que el “Para la libertad” de Serrat de su disco dedicado a Miguel Hernández en 1972. Y “Para la libertad” es también, por supuesto canción melódica, si sabemos ampliar el concepto, como también hay que ampliar la visión que tenemos de los cantautores.

Pienso que Melódicos incurre en varias paradojas. Pero la principal es meter ahí a Cecilia, alguien evidentemente mucho más cosmopolita que la Jurado, con unas influencias más amplias, y que en 1972 decía que todos los cantautores debían partir de Serrat. Por eso la extraordinaria “Me quedaré soltera” no existiría si antes no existe “La tieta” serratiana.

La pregunta pertinente sería ¿Qué es melódico? ¿Y que no lo es? Escuchamos a Fernando Neira y sabemos que todas sus apreciaciones son interesantes. El problema es cómo todo lo que nos cuentan Pardo y Neira encaja en el relato. El problema es mezclar a Mari Trini con Rocío Dúrcal, no atendiendo a que la murciana es una cantautora en forma y fondo en los setenta, y que “Yo no soy esa” es hija de ese concepto, de esa búsqueda, de esa reivindicación sin dejar de ser melódica. Ahí radica la clave y es lo que se nos hurta en la narración.

Por eso Serrat apenas es citado -solo Pardo lo hace- y eso que suena “Penélope” en la melodía de Algueró con lo importante que fue la letra serratiana. Y tampoco se cita a Luis Eduardo Aute, hombre de melodías imperecederas, y en cambio sale Massiel cantando “Rosas en el mar”. Y cuando se habla de Ana Belén, de manera un tanto forzada, no se cita a Víctor Manuel, otro cantautor de importantes melodías. Insisto que la impresión es de batiburrillo y de reivindicación de unos artistas, mientras otros siguen sufriendo desconsideración y olvido. ¿Por qué no se menciona a Juan Pardo, un compositor melódico excepcional? ¿Y Alberto Cortez? El argentino escribió para Raphael y tiene baladas extraordinarias.

Al final todo se simplifica. Eso sí tenemos momentos musicales que merecen estimación. Cristina Rosenvinge cantando “La gata bajo la lluvia” que expandiera por tierra, mar y aire Rocío Dúrcal mientras de pronto se mezclan de manera extraña y apresurada Massiel con María Dolores Pradera y con Lolita.

Me gustan los apuntes siempre certeros de Shuarma o de Enrique Bunbury y su manera de reivindicar la figura de Manuel Alejandro. Su interpretación de “Frente a frente” dejó claro hasta qué punto siente como propio su repertorio. Pero no me convence que los conceptos se traten a la ligera y que Cecilia aparezca donde no le corresponde, o al menos sin la explicación de las fuentes de las que siempre bebió como cantautora. De pronto suena “Tu nombre me sabe a yerba”, en la versión de Marisol, canción tan pop como melódica, pero nadie dice que es de Serrat, porque entonces el enriquecedor cruce de conceptos echaría abajo la concepción de Melódicos, que con todo, insisto, deja una sensación de batiburrillo.

Y entre las mujeres citadas y nombradas ¿Cómo es posible olvidar lo que supuso Maria del Mar Bonet? ¿Cómo no abrir la mirada más allá de la música compuesta en castellano? Hubo un momento en este país en el que las etiquetas no encorsetaban y en el que los géneros se cruzaban de una manera natural. De esa heterogeneidad dio cuenta Jordi Sierra i Fabra en un libro setentero titulado Mitología pop española. También se advertía esa amplitud de conceptos en la revista Mundo Joven. Melódicos quiere abarcar mucho, pero mete con calzador a Mari Trini y Cecilia y de pronto ahí el discurso musical pretendido hace aguas. Lo que hubiera faltado es considerar a uno de los entrevistados, el inane Bertín Osborne, como heredero de la mejor música melódica española. Menos mal…

Últimos artículos

Batiburrillo melódico (Sobre Melódicos en Movistar+)

15 enero, 2022
Publicado en

Es digna de valorar una serie como Melódicos en Movistar +, lleno de entusiastas indies que de pronto descubren el valor de nuestra música melódica y lo modernos que eran Raphael y Julio Iglesias en los años sesenta y setenta. Tres entregas en las que se reivindican figuras fundamentales de nuestra música popular como Augusto…

Marisol por Fernando Fernández

14 enero, 2022
Publicado en ,

Cuando publiqué el libro Marisol & Pepa Flores, corazón rebelde con la Editorial Milenio pude contar, como en otros libros míos, con la aportación fundamental del fotógrafo y amigo Fernando Fernández, testigo excepcional con su cámara de algunos momentos de los artistas sobre los que he escrito. En el caso de Marisol las fotos fueron tomadas durante…

Diálogos de Luis Eduardo Aute y Leonard Cohen

14 enero, 2022
Publicado en ,

Leonard Cohen ha sido para Luis Eduardo Aute una referencia indispensable. Ambos, cobijados en lo litúrgico, han ofrendado una obra mayúscula, personalísima, en la que importan y mucho la actitud que han desarrollado como poetas, en paralelo a su cancionero. Los mundos de ambos terminarán cruzándose y un disco suicida como Templo refleja hasta que…

Antonioni en Texas (Peter Bogdanovich in memoriam)

7 enero, 2022
Publicado en

La filmó en un blanco y negro que podía recordar las fotografías de Dorothea Lange sobre la Gran depresión americana o el mundo ruinoso filmado por John Ford en Las uvas de la ira. Aquel blanco y negro era una elección de riesgo importante en 1971 para aquella película impúdica, desgarrada, que arañaba la piel…

El cortijo de los Rosales, una memoria musical

2 enero, 2022
Publicado en

El Cortijo de los Rosales, una memoria musical es un documental de Pepe Freire y Luis García Gil que recupera la memoria de un espacio entrañable del Cádiz de los años sesenta y setenta, pero cuyos orígenes se remontan a los años cuarenta del siglo pasado. Ahondar en la memoria del Cortijo de los Rosales…

El cuento de Navidad de Frank Capra

24 diciembre, 2021
Publicado en

«La vida de un hombre afecta a muchas vidas. Y cuando él no está, deja un hueco terrible.» (It´s a wonderful life, Frank Capra, 1946)  ¡Qué bello es vivir! cumple setenta y cinco años, pero sigue mostrando una lozanía propia de las obras rotundamente clásicas. Son contemporáneas de la película dirigida por Frank Capra Duelo…

En nuestro antiguo blog "Los oficios del diletante" puede encontrar todos los artículos anteriores al verano de 2014.

LGG- logo piepag 2

Puede escribirme a mi correo electrónico: luisgarciagil74@gmail.com
o enviarme este formulario de contacto

Formulario de contacto

Introduce tu nombre, por favor.
Escribe un mensaje, por favor.

Autorizo a Luis García Gil a almacenar la información suministrada para poder responder a mi mensaje. Podré ejercer mis derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en luisgarciagil74@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.

Debes aceptar los Términos y condiciones.