"Serrat y los poetas"

El reconocimiento a Serrat por su labor musicando poesía.

"El pájaro
de la soledad"

Ya está en las librerías el nuevo libro de poemas de Luis García Gil que recoge su poesía desde 2013 hasta 2019.

La isla mínima

Por Luis Garcia Gil | 5 octubre, 2014 | Comentarios desactivados en La isla mínima
Publicado en

No suele ser habitual encontrarse en el cine español de nuestros días con obras de la envergadura de La isla mínima. Alberto Rodríguez ha alumbrado un thriller absorbente en el que se percibe una perfecta lectura del género negro, de sus inspiradores y de sus continuadores, de Don Siegel a David Fincher. En la cinematografía española resplandece un título que hay que citar siempre como referencia: El cebo de Ladislao Vajda, obra maestra de 1958. De esas fuentes bebe La isla mínima como también de un tipo de lenguaje y de poética que también hemos visto en la serie True detective. 

Más allá de esas referencias La isla mínima es una película con entidad propia, con una virtuosa puesta en escena, de ahí su importancia. La trama se desarrolla en un pueblo de las marismas del Guadalquivir en septiembre de 1980. El paisaje andaluz importa y también el contexto social y económico, ejemplarmente retratado en un relato que no va en una sola dirección, sino que explora distintos territorios.

articulos-267893

Los primeros instantes de La isla mínima son sintomáticos de una forma de narrar, de posar la mirada, de presentar a unos personajes. Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez se meten en la piel de dos detectives de homicidios -aparentemente antitéticos- que investigan la desaparición de dos chicas durante las fiestas del pueblo. Ambos han de batallar en un paisaje hostil, casi de western crepuscular, en un asunto que se les va complicando y enmarañando progresivamente.

Alberto Rodríguez filma las marismas del Guadalquivir con maestría, con conocimiento de causa porque ese paisaje forma parte de los latidos de su infancia. Ese entorno da sustento al relato policiaco, a los códigos de un género que puede leerse también en clave política porque La isla mínima explica cierta Andalucía rural de la transición, la propia España salida del franquismo, encarnada en las formas de Juan, el detective al que da vida Javier Gutiérrez. Todo está perfectamente dibujado, sin subrayados innecesarios, con una concisión narrativa y expresiva admirables, reforzada por una gran dirección de actores.

La-isla-mínima

Frente al modelo impuesto por Torrente, una película inteligente como La isla mínima expone su condición -valga la redundancia- de isla en el actual cine español pero también la demostración de que es posible formular otro tipo de propuesta cinematográfica abarcando géneros en principio poco transitados. Para ello lo primero es que existan cineastas con la personalidad y el talento de Alberto Rodríguez que compone con La isla mínima un relato desolador sobre la condición humana, sobre un mundo en permanente descomposición en donde se dan la mano el crimen, la injusticia, la corrupción, el tráfico de drogas y el machismo encarnizado.

El director sevillano ha confesado que una de sus inspiraciones ha sido el novelista Alfonso Grosso y su libro Por el río abajo, escrito en colaboración con Armando López Salinas. En este texto se relataba un viaje por las marismas. No es descabellado aproximar La isla mínima a cierta narrativa de Grosso, a novelas como La zanja en las que conviven un espacio reducido, un contexto de fatalidad y la presencia determinante del paisaje andaluz, de sus ritos y formas. En ese tipo de exploración de autores como Grosso salen a la luz detalles que revelan lo atávico de ciertas costumbres populares que como una ciénaga envuelven lugares y personajes. Esa mirada a los símbolos religiosos refuerza la relación de parentesco entre La isla mínima y True detective, entre las ramificaciones del guión de Rafael Cobos y Alberto Rodríguez y la serie creada por Nic Pizzolatto. La reivindicación de Grosso -extraordinario narrador- ya es otro detalle de la intensa indagación que subyace tras la atmosférica película de Alberto Rodríguez. Una pequeña joya absolutamente recomendable.

Últimos artículos

Batiburrillo melódico (Sobre Melódicos en Movistar+)

15 enero, 2022
Publicado en

Es digna de valorar una serie como Melódicos en Movistar +, lleno de entusiastas indies que de pronto descubren el valor de nuestra música melódica y lo modernos que eran Raphael y Julio Iglesias en los años sesenta y setenta. Tres entregas en las que se reivindican figuras fundamentales de nuestra música popular como Augusto…

Marisol por Fernando Fernández

14 enero, 2022
Publicado en ,

Cuando publiqué el libro Marisol & Pepa Flores, corazón rebelde con la Editorial Milenio pude contar, como en otros libros míos, con la aportación fundamental del fotógrafo y amigo Fernando Fernández, testigo excepcional con su cámara de algunos momentos de los artistas sobre los que he escrito. En el caso de Marisol las fotos fueron tomadas durante…

Diálogos de Luis Eduardo Aute y Leonard Cohen

14 enero, 2022
Publicado en ,

Leonard Cohen ha sido para Luis Eduardo Aute una referencia indispensable. Ambos, cobijados en lo litúrgico, han ofrendado una obra mayúscula, personalísima, en la que importan y mucho la actitud que han desarrollado como poetas, en paralelo a su cancionero. Los mundos de ambos terminarán cruzándose y un disco suicida como Templo refleja hasta que…

Antonioni en Texas (Peter Bogdanovich in memoriam)

7 enero, 2022
Publicado en

La filmó en un blanco y negro que podía recordar las fotografías de Dorothea Lange sobre la Gran depresión americana o el mundo ruinoso filmado por John Ford en Las uvas de la ira. Aquel blanco y negro era una elección de riesgo importante en 1971 para aquella película impúdica, desgarrada, que arañaba la piel…

El cortijo de los Rosales, una memoria musical

2 enero, 2022
Publicado en

El Cortijo de los Rosales, una memoria musical es un documental de Pepe Freire y Luis García Gil que recupera la memoria de un espacio entrañable del Cádiz de los años sesenta y setenta, pero cuyos orígenes se remontan a los años cuarenta del siglo pasado. Ahondar en la memoria del Cortijo de los Rosales…

El cuento de Navidad de Frank Capra

24 diciembre, 2021
Publicado en

«La vida de un hombre afecta a muchas vidas. Y cuando él no está, deja un hueco terrible.» (It´s a wonderful life, Frank Capra, 1946)  ¡Qué bello es vivir! cumple setenta y cinco años, pero sigue mostrando una lozanía propia de las obras rotundamente clásicas. Son contemporáneas de la película dirigida por Frank Capra Duelo…

En nuestro antiguo blog "Los oficios del diletante" puede encontrar todos los artículos anteriores al verano de 2014.

LGG- logo piepag 2

Puede escribirme a mi correo electrónico: luisgarciagil74@gmail.com
o enviarme este formulario de contacto

Formulario de contacto

Introduce tu nombre, por favor.
Escribe un mensaje, por favor.

Autorizo a Luis García Gil a almacenar la información suministrada para poder responder a mi mensaje. Podré ejercer mis derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en luisgarciagil74@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.

Debes aceptar los Términos y condiciones.